Diamantes de laboratorio: la nueva alternativa en la joyería

Publicado por admin en

diamantes cultivados

¿Sabías que un diamante natural tarda en formarse entre 1,000 y 3,300 millones de años? Para obtener una de estas piedras preciosas, es necesario que el carbón se encuentre a presiones y temperaturas altas, en una profundidad de entre 140 a 190 km. Todo esto los hace extremadamente valiosos.

El método de extracción de los diamantes se ha convertido en un tema de debate debido al impacto negativo que puede causar al medio ambiente. Así que una buena solución es crear diamantes de laboratorio, una alternativa para producir joyas de lujo.

Al igual que los naturales, estos diamantes cuentan con la misma composición química y propiedades físicas, cumpliendo con las famosas 4 c’s: Corte, Color, Claridad y Carat o quilates.

¿Cómo se cosechan los diamantes?

Existen dos maneras de crearlos, la primera simula las condiciones de la madre naturaleza en una cámara de microondas transformando el carbón en diamante. La segunda es como la impresión en 3D, en donde el diamante crece capa por capa hasta obtener el peso en quilates deseado.

Cualquiera de estos dos métodos siguen siendo poco amigables con el ambiente, ya que necesitan una gran cantidad de energía para crearlos. El resultado de cualquiera de las dos técnicas son diamantes de alta calidad, por lo tanto no hay que catalogarlos como imitaciones.

Estas piedras creadas en laboratorio también pasan por una rigurosa certificación para cumplir con los lineamientos de un buen diamante. Así que es probable que tu próximo mejor amigo haya sido creado hace unos años y no millones. Tú qué preferirías, ¿un diamante natural o uno de laboratorio?


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram
Abrir chat