Las incómodas joyas de las novias Romanov

Publicado por admin en

No cabe duda de que la dinastía Romanov de Rusia ha sido una de las más ostentosas de la historia: desde sus castillos hasta sus joyas, siempre fueron sinónimo de opulencia. Y, siendo las bodas una de las ocasiones más especiales para cualquier persona, las novias de los Romanov tenían que estar a la altura de esa celebración. Es por eso que tenían que cumplir con una serie de tradiciones que iban desde su vestimenta hasta sus joyas.

Dentro de las memorias de la gran duquesa María Pávlona -que se casó en 1908 en la Villa de los Zares de San Petersburgo- contaba que tenía que portar joyas tan pesadas que necesitó ayuda para poder levantarse de su asiento para acudir a la celebración. Así lo recuerda:

Primero, estaban la diadema de la emperatriz, con un diamante rosa de una gran belleza en el centro, y la pequeña corona de terciopelo carmesí, toda recubierta de diamantes. Luego venían el collar de diamantes, el brazalete, y los pendientes en forma de cerezas, tan pesados que tuvieron que ajustarlos a aros de oro y anillarlos sobre las orejas. Finalmente, me colocaron sobre los hombros un manto con capa de armiño, abrochado con un inmenso diamante. Alguien me ayudó a levantarme. Estaba lista’.

La gran duquesa María Pávlovna y Guillermo de Suecia el día de su boda, en 1908

¿Cuáles eran las joyas que usaban las novias Romanov?

Acerca del diamante rosa al que se refiere María Pávlova, pertenecía al tesoro de Pablo I de Rusia y cuenta con 13 quilates. Este diamante después fue utilizado para confeccionar la tiara para la emperatriz María Fiódorovna, y desde ese momento fue utilizada en las bodas de las grandes duquesas o de las esposas de los grandes duques de la familia Romanov.

Además de esta gran piedra preciosa, tenemos a otros diamantes de varios tamaños que crean una tiara inspirada en el Kokoshnik, un tocado tradicional de Rusia. En total se utilizaron 175 diamantes indios grandes y más de 1200 diamantes pequeños de talla redonda. La fila central está adornada con grandes diamantes en forma de gota que cuelgan libremente.

Actualmente, la tiara nupcial de la familia imperial rusa puede contemplarse en el Fondo de Diamantes del Kremlin en Moscú, como parte de la exposición de gemas y metales preciosos. Esta pieza se salvó de la venta precisamente por el diamante rosa que fue considerado como invaluable.

Categorías: BLOG

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
YouTube
Instagram